PortadaActualizado el domingo 23/JUN/13

Mensaje a los esposos

Vivir en gracia. 

Es necesario que los esposos vivan ambos en gracia de Dios, pues quien está en gracia de Dios tiene la luz necesaria para tomar decisiones acertadas. En cambio quien vive en pecado mortal, antes o después cometerá errores y no tendrá la luz necesaria para discernir qué es lo mejor.

El mundo, y en él los matrimonios, vienen a menos porque hay una crisis de gracia, es decir, se vive en pecado mortal, y ello hace que los esposos no tengan la luz de Dios, de la sabiduría, para tomar las decisiones prudentes.

El valor de la gracia santificante en un alma es infinito, y aunque aparentemente una persona en gracia de Dios no se diferencie de otra en pecado mortal, en realidad para Dios son completamente distintas, y lo son realmente hablando de forma objetiva, pues uno tiene a Dios en el alma, y el otro, lamentablemente, tiene a Satanás.

Por eso el mejor de los cónyuges, el que vive en gracia de Dios, debe ayudar al otro a acercarse a Dios, porque hay deber de amar al prójimo, y el prójimo más próximo del esposo, es la esposa, y viceversa.

Ya podemos entender un poco el caos que tarde o temprano vendrá sobre el matrimonio en que ninguno de los esposos vive en gracia de Dios.

Hay que tener mucho cuidado porque el demonio odia los matrimonios cristianos, porque odia la familia, y hay que saber prevenirse y estar vigilantes sobre el propio corazón y sobre el corazón del cónyuge, para que el diablo no tenga ningún resquicio por donde filtrarse.

Si desea recibir estos mensajes por email, por favor suscríbase aquí